El 42% de todas las bebidas, etiquetadas para niños, contenían una cantidad de azúcares que iguala o supera la cantidad total que deben consumir al día.

Esto, se mire por donde se mire, es un riesgo para la salud genera (obesidad, diabetes…) y para la salud bucodental de nuestros hijos.

Realizado por científicos de las universidades de Londres y Liverpool ypublicado por BMJ Open, en este trabajo se analizó el contenido de 203 bebidas infantiles de tres tipos: zumos de fruta 100% natural, bebidas basadas en alguna proporción de zumo y los llamados smoothies (batidos de fruta, que suelen incluir lácteos). El 42% de todas estas bebidas, que estaban etiquetadas para niños, contenían una cantidad de azúcares que iguala o supera la cantidad total que los críos de entre 4 y 6 años deben consumir a lo largo de un día. Y el 63% contenían la mitad de esa dosis.

Los científicos indican que la fruta debe ser consumida en su forma original, no como jugo. Los padres deben diluir el zumo de fruta con agua, optar por zumos sin azúcar y ofrecerlos solo durante las comidas. Esta demostrado que consumir zumos naturales combinados con ingestas solidas reduce el riesgo de caries.