Mantener una buena higiene dental es uno de los factores de mayor repercusión en nuestra salud, realizar y mantener una buena higiene dental es más sencillo de lo que parece y se encuentra al alcance de todo el mundo, aunque precisa seguir algunos buenos consejos y prestarle cierta atención y dedicación. En este artículo de eideia clínica dental vamos a ver cómo podemos gozar de una salud bucodental mejorada y así poder alargar la vida de nuestros dientes evitando riesgos para la salud bucal y general

El cepillado es la clave

El buen cepillado de los dientes es la base de una buena higiene dental. Para que resulte eficiente, lo recomendable es cepillarse al menos tres veces al día y con una duración de dos minutos por cepillado.

Es importante no dejar ninguna zona de la boca sin limpiar; por eso también hay que limpiar la lengua con el cepillo, usar un hilo dental para eliminar cualquier resto de comida en aquellas zonas más inaccesibles al cepillo y también utilizar habitualmente los enjuagues bucales.

Al dentista, con frecuencia

Las visitas periódicas al dentista nos servirán para prevenir enfermedades, y para una detección precoz de cualquier problema bucodental, tratandolo a tiempo y evitando ulteriores complicaciones. También acudiremos a nuestra clínica de confianza para realizar limpiezas dentales profesionales periódicas, llamadas “profilaxis periodontales”, en las que se eliminarán placa, sarro y tinciones.

Aparte de estos servicios, cabe destacar el asesoramiento en técnicas de cepillado, y las recomendaciones sobre pastas de dientes, enjuagues etc.  De este modo conseguiremos aumentar la efectividad del cepillado. Esto es significativo, porque por mucho que sigamos las pautas establecidas en cuanto a frecuencia y tiempo de cepillado, si lo ejecutamos de una manera erroneas, en realidad estaremos anulando la pretendida eficacia de su aplicación.