Lavarse los dientes a diario no implica necesariamente tener una óptima salud dental porque la limpieza puede no llevarse a cabo de la manera correcta. Por este motivo vamos a dar unas claves para mejorar la rutina de nuestros cepillado y, como consecuencia nuestra salud dental.

Cepillo, pasta y técnica, claves de una buena higiene bucodental

El cepillo de dientes es el elemento más importante. Si es manual, es recomendable cambiarlo cada tres meses, debido al desgaste que sufre y la consiguiente pérdida de efectividad. No obsante, está clínicamente demostrada la mayor eficacia del cepillo eléctrico en la eliminación de placa En la elección del cepillo, es importante elegir uno que tenga filamento suave para no dañar las encías.
Es también muy importante la técnica de cepillado.. Si estamos utilizando un cepillo manual, la técnica de Bass modificada es la más recomendada por los profesionales. Las cerdas se colocan en un angulo de 45º hacia el surco de la encia, y se realizan suaves movimientos rotatorios.
Por último, otro aspecto importante es la pasta dental que empleamos y la duración del cepillado. En este sentido, la elección de la pasta debería basarse en las necesidades personales. Hoy en día hay muchos tipos de pasta para distintos fines, como por ejemplo para protección de encías o de dientes sensibles. En cuanto a la duración del cepillado, se recomienda que éste se realice durante al menos dos minutos para finalizar con un enjuague bucal y la aplicación de hilo dental en zonas interdentales: aquéllas a las que el cepillo no ha podido llegar.
Como siempre, aconsejamos preguntar a tu dentista de confianza, que es quien mejor puede aconsejarte en tu caso particular